Superficies Difíciles

Cromados

Descripción

El depósito de cromo sobre metales ferrosos o no ferrosos es una protección excelente que se viene realizando a partir de la década del 30 del siglo XX hasta nuestros días, reemplazando al niquelado, especialmente en el segmento automotriz.
Se realiza a través de la aplicación del metal cromo por el método de electrólisis, regulando la calidad y los espesores a través de la modificación de los parámetros del circuito eléctrico empleado. Se realizan baños y depósitos adicionales previos que garantizan la adherencia final como los de níquel y cobre.
Su alto brillo y gran nivel de pulido hacen que para pintarlo resulte difícil, si no se emplean los métodos adecuados.

Soluciones

Las superficies deben encontrarse limpias, secas, libres de óxido, polvo, sales, grasas, ceras, limpiadores y otros contaminantes.
Aplicar una solución de ácido muriático al 25/50% con el objeto de atacar el cromo y obtener una superficie con una rugosidad adecuada para recibir los productos posteriores. enjuagar con abundante agua y dejar secar convenientemente.
Lijar y luego pintar 1 mano de indulac fondo anticorrosivo epoxi hasta cubrir toda la pieza. luego de 8 horas, finalizar con el producto de terminación como esmalte poliuretánico, epoxi o esmalte multipropósito base solvente o al agua.
La correcta elección del producto final dependerá del nivel de exposición de la pieza y las condiciones de uso posterior.
Precauciones : Emplear guantes, gafas y ropa adecuada, protegiendo las áreas blandas y sensibles del cuerpo como la piel, ojos, manos, etc. en caso de contacto directo de las soluciones ácidas, lavar la zona con abundante agua para desconcentrar sus efectos y consultar a un médico. pueden provocar daños permanentes.