Patologías

Hollin

Descripción

Todas las superficies exteriores, especialmente en los centros urbanos, se ven sometidas a residuos grasosos, producto de la suciedad ambiental, restos de combustibles, sustancias carbonosas mezcladas con remanentes de combustiones incompletas o el producto de las emanaciones de motores a explosión y emisiones tan diversas y complejas que generan las grandes urbes que sería imposible poder describir en este ejemplar.
A la hora de pintar, todos estos residuos que se pegan a las superficies contaminan y su permanencia perjudica la aplicación de pinturas. Si se pretende obtener la mejor performance en las aplicaciones y en el resultado final, deben eliminarse por completo.

Soluciones

Las superficies deben encontrarse limpias, secas, libres de polvo y otros agentes contaminantes.
Cuando se detecta la presencia de hollín en el sustrato a pintar, es necesario no emplear solventes, no obstante su composición grasosa, ya que éstos fijan y extienden las manchas, agravando el cuadro.
Es recomendable emplear un sistema de hidrolavado a alta presión con la adición de soluciones de detergentes neutros y agua lavandina. para realizar un trabajo profesional, es conveniente el empleo de un cepillo de paja, pita o plástico de hebras duras para auxiliar al lavado y profundizar la limpieza.
Si las fachadas presentan molduras y ornamentos que corren el riesgo de desprenderse ante la acción de la presión del lavado, pueden emplearse métodos de lavado manual con un cepillado enérgico (emplear detergente neutro) o reducir la presión de las emisiones del hidrolavado. enjuagar.
Luego de haber secado la superficie, aplicar fijador sellador al agua o al aguarrás. luego finalizar con la aplicación de lavable exterior o t-flex 450, tersuave frentes o tersitech techos y muros u otros productos tersuave para uso en exteriores. para ampliar la información, consultar al departamento técnico.